Banner

El Betis de Joan Plaza gana al Unicaja el partido imposible

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Fue un duelo extraño, pero vibrante en su desenlace. Unicaja, que defendió de pena, encontró la prórroga en un partido que perdía por 90-98 a falta de 48 segundos y que casi estropea el Betis por una bajada de concentración. Después, en el tiempo añadido, los malagueños tuvieron la victoria en su mano, pero se dispersaron y fueron machacados por el triple ganador de Feldeine. Los béticos respiran y Unicaja se complica la Copa del Rey. Ndoye y Campbell, con 25 puntos cada uno, castigaron a los verdes.

Joan Plaza, que regresaba al Carpena, donde estuvo cinco temporadas, sorprendió de salida al Unicaja con una buena defensa, sus rotaciones constantes por todos conocidas y acierto exterior. Campbel, 14 puntos y Feldaine 13, eran imparables en un medio tiempo donde los sevillanos arrollaron a un despistado Unicaja, penoso en labores defensivas. No era el rebote lo que lastraba sino la mala puesta en escena y la falta de intensidad. No era extraño que los béticos se fueran al descanso con una apreciable ventaja de 10 puntos (44-54).

 

Como informa Carlos Cariño en as.com la defensa del Unicaja seguía siendo un desastre, incapaz de frenar el juego exterior bético y con otro nuevo protagonismo, en este caso de Ndoye, incontenible y que sería decisivo. El Betis se puso con 15 de ventaja a los 22’ (46-61). Los de Plaza supieron contener unos arreones de Bouteille y Jaime Fernández. Llegaron al minuto 30 con un más que interesante 70-82.

El Betis seguía remando y Unicaja jugaba a la desesperada y echando de menos los puntos de Francis Alonso que anotó su primeros tres puntos a los 35’. 79-86. Bastó para descolocar en el momento más inoportuno la disciplina de los de Plaza, hasta entonces impecable. Con 90-98 a falta de 48 segundos el Betis se despistó más de la cuenta. Con 92-98 falta de 43 segundos Kay falló dos tiros libres y con 96-98 dio un mal pase a Borg contestado por una canasta de Jaime Fernández que forzó una impensable prórroga.

Y en el tiempo añadido Unicaja parecía estar en su salsa bajo la dirección de un Jaime magistral. Los malagueños volaron a un 106-100 impensable. Pero el Betis no se descompuso y se mantuvo vivo para siempre con un triplazo de Feldaine que colocaba un increíble 111-112 a falta de solo nueve segundos. En una última jugada decisiva a Francis Alonso se le escapó el balón cedido por Jaime Fernández. Quedaban tres segudos y no había casi tiempo. Dio al Coosur Betis una victoria que le da vida y que, por supuesto, mereció porque fue mejor en la mayor parte del partido. Unicaja no se arrugó, pero falló demasiado.

Banner
Banner
Banner